Cuidados de tus prendas Never I Can’t

Desde Never I Can’t somos conscientes que nada dura para siempre, pero tu ropa puede durar más tiempo si las cuidas, además de darte mejor aspecto y ahorrarte dinero y tiempo  en comparación con comprar  ropa nueva.

Si usas los métodos adecuados para lavar, secar y guardar tu ropa prolongarán su vida útil y harán que se vea mejor.

¿Cómo lavar tu ropa?

Primero de todo, antes de poner en marcha tu lavadora, debes ORGANIZAR TU ROPA SUCIA. Sí, parece algo muy sencillo, pero es más difícil de lo que piensan muchas personas, ya que hay que organizarla según las instrucciones de lavado, el tipo de ropa y el color. Realizaremos, 4 montones:

  1. Toallas y prendas blancas pesadas (sábanas, nórdicos, colchas…)
  2. Prendas delicadas y/o las que se lavan solo con agua fría.
  3. Prendas de lavado en seco
  4. Resto de ropa según los colores (blanco, oscuros, multicolor)

Bien! Primer paso conseguido! Tenemos la ropa organizada. Ahora, toca LAVAR. Recuerda que si tienes alguna prenda manchada, debes usar previamente un quitamanchas.

ELEGIR EL CICLO DE LAVADO. Afortunadamente las lavadoras de hoy en día tienen ciclos de lavado ya predeterminados para los grupos de prendas mencionados anteriormente. Per si no es tu caso, debes seguir las instrucciones infinitas de lavado que presentan todas las prendas. Puedes echar un vistazo en el resumen de los símbolos y su significado en el siguiente link.
Debes saber que:
  • Si tienes ropa de colores oscuros o brillantes, es recomendable usar agua tibia o fría, ya que el agua caliente puede hacer que se corran estos colores.
  • Si quieres que tus prendas blancas se vean más limpias debes usar agua caliente; pero ojo! puede encogerse alguna prenda, así que te toca mirar las instrucciones.
  • Sobre todo usa agua fría para tu ropa delicada.

Dale al Botón de INICIO de tu lavadora! Recuerda que en cuanto acabe el ciclo debes secarla puesto que sino cogerá humedad y ese olor a tu suavizante favorito se irá perdiendo con el tiempo, por lo tanto los minutos van en tu contra!

Ahora, toca el SECADO:

Lo ideal es secarla al ire libre y que se seque con la luz solar ya que es un desinfectante natural, además, ayuda a que la prenda no se encoja y oye! evitarás consumo eléctrico, por lo tanto ahorrarás también!

Si no tienes espacio, pues tendrás que optar por tu secadora, solo tendrás que elegir el método de secado que se adapte a tu “montón” de ropa limpia.

Vuelve a organizar la ropa. Una vez que hayas terminado con la lavadora, debes prepararte para secar la ropa. Si planeas usar una secadora automática, podría ser necesario organizar algunas prendas. Los sostenes, las camisetas deportivas y la ropa deportiva están entre las prendas que con frecuencia se benefician del secado manual.

Elige tu método de secado. Si vives en un clima templado con poca humedad y espacio exterior disponible, debes decidir si quieres colgar tu ropa al exterior o usar una secadora automática. Pero si vives en un clima menos ideal o no tienes espacio, debes optar por una secadora automática.

Finalmente, VAMOS A GUARDARLA:

Recuerda retirar tu ropa de la secadora o la tendida en espacio exterior lo más pronto posible, ya que hace que se arrugue menos. Además la ropa es más fácil de colgar y doblar cuando está recién seca, sinó te puedes encontrar una “piedra”.

Cuelga o Dobla la ropa. Siempre cuidadosamente, intenta colgar siempre pantalones, camisas, vestidos… Dobla y guarda tu ropa cuidadosamente.

Si es posible, dobla la prenda a lo largo de las costuras. Sobre todo los pantalones a través de sus costuras y pliegues.

Intenta no dejarla muy compacta y apretada!

Cuida la ropa que apenas usas usando usar repelentes de polillas y si si lleva mucho tiempo, plantéate en donarla o si crees que la volverás a usar, airéala de vez en cuando, así no es necesario volverla a lavar ya que aumentarías su desgaste.

Esperamos que os sirva de ayuda!!!